Geografía y Clima

//Geografía y Clima
Daroca aérea
Foto Archivo: Santiago Cabello

El municipio de Daroca se sitúa en el curso medio del valle del Jiloca, al sudeste de la provincia de Zaragoza. La ciudad se protege por dos cerros, el de San Jorge de 854 metros de altitud y el de San Cristóbal, de 929 metros, sobre los que ascienden las murallas que la fortifican, rodeándola durante más de tres kilómetros, testimonio de su importancia histórica como territorio fronterizo.

El territorio se estructura en una serie de llanos y sierras cortados por barrancos, un conjunto de cuencas que conforman una complicada orografía hasta su llegada al río Jiloca. Sus márgenes se ocupan por huertas que dan paso a superficies destinadas al cultivo de vid y cereal, mientras que los páramos conservan la vegetación autóctona de la zona.

EL CLIMA

En conjunto el clima es de tipo continental-mediterráneo, con una tendencia más acusada a la continentalidad en las tierras altas, en general por encima de los 800 metros. La altitud es considerable; la propia Daroca se sitúa en torno a los 770 metros, para pasar la zona del campo de Romanos entre los 900 y 1.000 y la del campo de Bello entre los 950 y 1.050. Esta elevada altitud es un condicionante decisivo para el clima.

Daroca está enclavada en una zona de transición climática entre el Mediterráneo, el valle del Ebro y la Meseta, reuniendo y sintetizando características de las tres regiones: la aridez del valle, el reparto de precipitaciones y temperaturas mediterráneas y la continentalidad de la Meseta.

La temperatura media anual está en torno a los 12°, siendo la media de las máximas de 17° a 18°, y la media de las mínimas entre 6° y 7°. Las temperaturas máximas suelen ser muy elevadas incluso en invierno; se puede llegar en diciembre y enero hasta 18° durante el día para descender por debajo de 0º durante la noche con una abultada variación térmica. Sin duda, Daroca forma parte del denominado “Triángulo del Frío” que forman otras localidades como Calamocha, Teruel o Molina de Aragón, con una mínima histórica registrada de 24.2 grados bajo cero en 1918. En los meses de julio y agosto se alcanzan temperaturas máximas de 40°.

El balance hídrico es escaso, aunque la aridez se compensa por la poca evaporación y por la altitud. La media anual se sitúa por debajo de los 500 mm. La lluvia se halla irregularmente distribuida a lo largo del año; la mayor parte corresponde a la primavera, con un máximo secundario en otoño; agosto y febrero son los meses más secos. A veces se producen grandes tormentas durante los meses de verano que descargan en apenas una hora gran cantidad de agua; estas tormentas suelen ir acompañadas de granizo, con el perjuicio correspondiente para las cosechas.

El clima de Daroca es de tipo continental-mediterráneo, con escasas precipitaciones y fuertes contrastes de temperatura